miércoles, 31 de julio de 2013

BIOGRAFÍA DE JEFFERSON PÉREZ


¿Quién es Jefferson Pérez? Sin duda alguna la pregunta está de más, ya que cuando mencionamos este nombre viene a nuestra mente un ser lleno de valentía, perseverancia, esfuerzo y dedicación, es aquel que nos trae alegría a miles de ecuatorianos no sólo por sus triunfos nacionales e internacionales sino por el empeño y la diligencia que le pone a cada área de su vida, acompañada siempre de la humildad y sencillez que lo caracteriza y por lo que lo vuelve en un ser excepcional digno de admirar. 
Su pasión por el deporte lo ha llevado ha obtener grandes premios que jamás ningún ecuatoriano ha logrado, es por eso que cuando preguntamos a un niño, un joven o a un adulto sobre que opinan de este valioso ecuatoriano, en cada una de las respuestas encontramos orgullo y optimismo por aquel que lleva el nombre de nuestro país muy en alto y que se ha convertido en la más grande figura del deporte ecuatoriano de todos los tiempos.
Jefferson Pérez nació en El Vecino, uno de los barrios más tradicionales de Cuenca, el 1 de Julio de 1974 en el hogar de Manuel Jesús Pérez y María Lucrecia Quezada; su progenitora quería inscribirlo con el nombre de Jersinio, pero este no fue aceptado en el Registro Civil del Azuay aduciendo que no correspondía al idioma español, entonces Fausto, su hermano mayor sugirió el nombre Jefferson, aunque también para conseguir su aceptación se debió decir que era hijo de un deportista.
Durante su infancia, la vida de Jefferson Leonardo Pérez Quezada, transcurrió igual que la de los demás niños de barrio, en medio de limitaciones económicas, por lo que tuvo que compartir su vida estudiantil con el trabajo para ayudar al sustento de su hogar, sus estudios primarios los realizó en las escuelas Eugenio Espejo y Gabriela Cevallos, luego ingresó al Colegio Francisco Febres Cordero.
No obstante, su progenitora, a pesar que adolece de una deficiencia visual, es uno de los pilares fundamentales para la consagración deportiva de Jeffersón, aparte de inculcarle los mejores modales demostró un gran tesón para salir adelante junto a sus hijos, a más de Jefferson y Fausto, la familia Pérez Quezada está compuesta por Fabián, Marcia y Fanny. Aparte de su trayectoria deportiva, el ex campeón Olímpico terminó sus estudios en Administración de Empresas en la Universidad del Azuay, hoy su anhelo es concretar varios de sus proyectos. Su incursión en la Marcha fue por casualidad, todo comenzó ante la premura de prepararse para una carrera de resistencia, que servía como examen de Educación Física, cuando era alumno del Segundo Curso en el Colegio Francisco Febres Cordero, esa urgencia le empujó a pedir a su hermano Fabián que le cediera su puesto para entrenar por una semana junto al grupo de atletas dirigidos por el entrenador Luís Muñoz, Una mañana de abril de 1988 con cierta timidez se acercó al parque de La Madre, sitio que de allí en adelante se convirtió en su cuartel de preparación.

El entrenador Muñoz decidió incentivarlo a que compita en una prueba de fondo. Con pocas semanas de preparación triunfó en la carrera Sport AID, ganando el derecho de representar a Ecuador, junto a Janeth Caizalitín, en New York, EE.UU. y Londres, Inglaterra como embajador deportivo. Al darse cuenta de su potencial para la Marcha, el entrenador Luís Choco le invitó a unirse a su grupo donde estaban las Campeonas Sudamericanas Miriam Ramón y Luisa Nivicela.
Al principio este deporte no fue de su agrado por los movimientos extraños que demanda la caminata atlética. Sin embargo luego de conversar con su familia decidió decir sí a la caminata. En sus inicios participaba en competencias de fondo, es decir 2-3-5 km, luego tuvo que tomar una decisión radical que fue dedicarse por completo al deporte. Su primer logro relevante fue la Medalla de Bronce en el Mundial Juvenil de Atletismo, en Plovdiv, Bulgaria, en 1990, hasta que dos años más tarde, su primera consagración la alcanzó al ganar el título Mundial Juvenil en Seúl, Corea.
"Padre cumplí mi promesa de ser campeón mundial" reza una leyenda escrita al reverso de una fotografía postal dedicada a su progenitor fallecido. 
Luego vinieron triunfos en competencias Sudamericanas, Bolivarianas, Panamericanas en la categoría absoluta, incluyendo el Campeonato Mundial de Marcha.

En su camino se tropezó con obstáculos como la fractura de su clavícula en 1993 ó la detección de una hernia discal en 1999, diagnosticada días antes del campeonato del mundo en Sevilla España, con lo cual Jefferson Pérez se encontraba en un dilema, competir o proteger su espalda y salud. Decidió tomar parte de la competencia y consiguió la Medalla de Plata para su país, luego fue sometido a una cirugía en EE.UU. , la cual le dejó literalmente inhabilitado por algunas semanas, posterior a su rehabilitación continuó su trabajo hacia las olimpiadas de Sydney 2000, ubicándose en un cuarto lugar.

Recientemente Jefferson Leonardo nos trajo nuevamente alegría a los ecuatorianos, pues triunfó en la XII Copa Panamericana de Marcha, realizada en el Balneario Brasileño de Camboriu. Con un final de infarto el plusmarquista mundial de la marcha Jefferson Pérez, logró superar al colombiano Luís Restrepo para quedarse con la corona mayor del máximo evento de esta especialidad en América. En una competencia en la que sus rivales fuertes fueron los colombianos Gustavo Restrepo (2° lugar) y Luís Fernando López (3er. lugar), quienes mediante una estrategia de equipo buscaban desplazar a Pérez para quedarse con los primeros lugares del podio, sin embargo más pudo el ecuatoriano quien hizo prevalecer su condición de favorito y logró así para Ecuador la primera Medalla de Oro en esta Copa.
Las condiciones climatológicas ( 28 grados cent. 90% humedad) extremas, diezmaron las posibilidades de los competidores de mejorar sus marcas, quienes priorizaron la llegada a la meta sobre tiempos realizados, "Aquí el calor estuvo muy fuerte y estará muy fuerte para los Panamericanos de Río, el Mundial de Osaka y los Juegos Olímpicos de Pekín, todos nos entrenamos para superar estas dificultades y cuando lo conseguimos es gratificante, en el último kilómetro pensé que tal vez no podía ganar, los 50 y 100 metros finales saqué de mí toda la energía que me restaba para pasar al frente" admitió Jefferson Pérez Quezada, después de que se recuperó del desgaste de la prueba, disputada con calor y sol fuerte, apenas con una suave brisa.

Los atletas mexicanos Eder Sánchez y Daniel García, quienes constaban entre otros de los favoritos para quedarse con el triunfo, apenas pudieron terminar en 6to. y 13avo. puesto respectivamente. En tanto que en los 20km Damas; Ecuador alcanzó el segundo y tercer lugar con Miriam Ramón (1h39m42s) y Yadira Guamán (1h41m08s) respectivamente. La competencia fue ganada por la Salvadoreña Cristina López con 1h39m21s.
Resultados, 5 primeros lugares Varones:
1. Jefferson Pérez Quezada (Ecuador) 1:25:08.
2. Gustavo Restrepo (Colombia) 1:25:09.
3. Luís Fernando López (Colombia) 1:25:25.
4. Christian Berdeja ( México) 1:26:07.
5. Erick Guevara (México) 1:26:47.

De regreso al país el marchista ecuatoriano, manifestó que su interés y prioridad es enfocar todas sus energías con miras a su participación en el Campeonato Mundial de Atletismo, y que todos los eventos previos son exclusivamente de evaluación. Se mostró contento y muy satisfecho por su participación en la ciudad de Shenzhen en China el pasado fin de semana. Aunque no lo ha hecho oficial, sin embargo dejó entrever que su mira también está puesta en los Juegos Olímpicos de Beijing en el 2008, para lo cual manifestó el deseo inmediato de conformar su equipo multidisciplinario que lo acompañará en las justas mundialistas.


Respecto a su desempeño en el segundo Challenger en China, comentó que a pesar de las condiciones extremadamente húmedas, los competidores salieron a ritmo rápido, razón que poco a poco fue retirando a algunos atletas y otros tuvieron que conformarse con ubicaciones secundarias, no obstante rescató de esta competencia el nivel de los marchistas, que son en su mayoría los más opcionados a subir al podio en el próximo Campeonato Mundial y Juegos Olímpicos.

La tenacidad de nuestro Marchista es la mayor fortaleza para que se mantenga activo y es uno de los más grandes ejemplos que nos puede dar este deportista que no en vano es considerado el Número Uno en nuestra historia deportiva. Adelante Jefferson Pérez, sabemos que con la ayuda de Dios más tu esfuerzo y dedicación siempre serás un triunfador.    
WEBBIBLIOGRAFIA:  http://www.revista-laverdad.com/   
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada